Sin emoción no hay proyecto

No es un inicio, es el deseo y satisfacción por el valor de crear y transmitir la emoción de este proyecto a las personas que nos rodean.
El Hostal Santa Cruz tuvo sus inicios en el año 1977 con la apuesta de bienestar para los clientes, dirigido por un servicio vocacional y de buen gusto,
habiendo obtenido la gratitud de las personas que han acompañado a lo largo de los años.
Hoy El Hostal Santa Cruz se ha convertido en Restaurante, con la profesionalidad de otra generación y con el mismo deseo.
Una cocina fresca, con la experiencia de 20 años se implanta en el nuevo Restaurante, como no, para el feliz placer del buen comer.